¿Cómo monitorear y hacer un buen manejo de Trips en soja?

Ante el contexto actual de sequía y altas temperaturas, esta plaga -junto a otras- viene cobrando relevancia en la mayoría de las zonas productivas. Por eso, es necesario estar atentos especialmente a su evolución y manejo. A continuación se indican algunas pautas, con foco en Caliothrips Phaseoli, la especie de mayor impacto de daño en el cultivo.

Bioecología de la plaga

Las poblaciones de Trips tienden a incrementarse en mayor proporción cuando el ambiente les es favorable (vientos, alta temperatura y baja humedad relativa). Es una especie poli cíclica (cada 12-15 días puede presentar nuevas generaciones). El adulto (encargado de la reproducción) es muy móvil, por lo que el ataque rápidamente se generaliza en los lotes. La colonización de la planta se produce de abajo (estrato de menor radiación y mayor humedad relativa) hacia arriba.

Adultos y ninfas provocan raído de los tejidos, rompen las células superficiales y succionan los jugos vegetales para alimentarse. Potencialmente los estadios juveniles son más dañinos debido a la mayor exposición (baja movilidad) y la mayor necesidad de alimentación.

Los síntomas de daños son pequeñas manchas blanquecinas (células vacías) en el haz y plateadas en el envés, que luego toman color marrón tostado y posteriormente necrosan. Esto se debe a la destrucción de la clorofila. Este daño incrementa las pérdidas de agua de las plantas y en condiciones de sequía se deshidratan y marchitan provocando la caída prematura del follaje.

Propuesta de monitoreo y acción

Trips puede aparecer en cualquier momento durante el ciclo del cultivo de soja aunque los mayores daños están asociados a los estadios reproductivos entre R3 y R5.

Debido a su tamaño reducido suele pasar inadvertido. Es importante el monitoreo permanente para detectar su presencia en forma temprana y seguir su evolución. Los niveles poblacionales están directamente relacionados con el daño potencial que pueden producir en el cultivo. Como la plaga es difícil de cuantificar (individuos por planta o por folíolos), les proponemos metodología de monitoreo y umbrales agronómicos de acción

Unidad de muestreo: la planta

Estaciones de muestreo: mínimo 10 plantas (al azar) distribuidas en el lote

Valorar 2 parámetros:

1- Presencia de la plaga: cuidadosamente extraer mínimo 5 foliolos (2 E. Inferior – 2 E. Medio y 1 E. Superior) y contabilizar número de individuos promedio (puede comprender Adultos y Ninfas).

2- Severidad de daño: arrancar la planta donde fueron extraídos los folíolos y observar detenidamente el nivel de daño por estrato.

Finalmente se obtiene el  promedio de individuos por folíolos y promedio (o mejor la moda) del daño puntuado.

Algunas consideraciones para su manejo

▪️Sequía, baja humedad relativa y altas temperaturas, son condiciones ambientales desfavorables para el cultivo (baja tasa de crecimiento, estrés, pérdida de eficiencia en los procesos fisiológicos) pero por el contrario benefician la evolución de la plaga.

▪️Las ninfas provocan mayores daños que el adulto y normalmente se ubican en estratos inferiores y en el envés de la hoja (fundamental para elegir momento de control).

▪️Cultivo: estadío fenológico, grupo de madurez (estructura de planta, nivel de follaje), estado frente a las condiciones ambientales.

▪️Elección del producto adecuado para cada ocasión (preferentemente persistentes)

▪️Calidad de aplicación, fundamental poder llegar con el insecticida a la zona blanco (generalmente estrato inferior).


Fecha: 22/12/2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *